Invertir en energía solar

Nuestra experiencia y todo el trabajo de investigación y análisis que llevamos a cabo, nos hacen estar convencidos de que invertir en energía solar es una apuesta segura y ventajosa, tanto desde un punto de vista económico como desde el medioambiental. Por eso desde Ra Solar queremos exponer algunas de las principales razones que hacen de las instalaciones fotovoltaicas una fuente energética y una inversión rentable con mucho futuro.

Una fuente de energía accesible

Invertir en energía solarLas instalaciones de producción de energía solar no se montan exclusivamente en grandes terrenos. Los tejados de viviendas, naves industriales y naves agrícolas son una superficie adecuada para la colocación de placas solares. De esa manera tanto los grandes inversores como los ciudadanos de a pie pueden contribuir con el futuro y el desarrollo sostenible invirtiendo en energía solar.

Fiabilidad y durabilidad de los sistemas fotovoltaicos

Los paneles solares tienen una vida media de más de 25 años. Esto supone que al instalarlos en su vivienda o nave industrial, podrá aprovecharse de la energía generada por su instalación durante un periodo muy extenso de tiempo, compensando así ampliamente durante la vida útil de las placas solares la inversión inicial efectuada.

No produce ruido ni emisiones contaminantes

Al utilizar placas fotovoltaicas para la generación de energía se evita la emisión de gases contaminantes como el CO2 a la atmósfera. Se contribuye de esta manera a mitigar el cambio climático y a garantizar un futuro sostenible para las próximas generaciones. Además este tipo de energía no genera ninguna clase de impacto acústico que sí provocan otras formas de obtención de energía que utilizan turbinas y motores.

La amenaza de los combustibles fósiles

Invertir en energía solarEn Ra Solar sabemos que el futuro de la generación de energía pasa por las plantas solares.

Actualmente existe en nuestro país una fuerte dependencia de fuentes de energía que necesitan ser importadas de países de fuera de la Unión Europea. Estas fuentes energéticas, que son el petróleo, el carbón y el gas, tienen una larga lista de inconvenientes, entre los que destacan los siguientes:

  • La disponibilidad de estas fuentes de energía varía constantemente en función de la situación geopolítica de cada momento. Y con la disponibilidad varía también el precio, por lo que éste puede aumentar de forma considerable en muy poco tiempo.
  • Estas fuentes de energía son recursos limitados. Si continuamos dependiendo de ellas en lugar de tomar medidas y ser previsores de cara al futuro, llegará un momento en el que estos combustibles se agoten y las próximas generaciones no tendrán con qué abastecerse.
  • La combustión de estos recursos energéticos, que es la forma mediante la cual producen energía, emite a la atmósfera una cantidad muy grande de gases contaminantes como el CO2. Estos gases son los responsables del efecto invernadero, cuyas consecuencias climáticas y medioambientales son tan negativas para el futuro de nuestro planeta.

El Sol: la energía del futuro

La energía solar, en cambio, permite solventar estos problemas por los siguientes motivos:

  • Se trata de una fuente de energía autóctona, que se produce en nuestro país y no necesita ser importada de fuera ni su precio es víctima de las variaciones de la oferta y la demanda en cada momento. El único coste de la energía solar es la inversión inicial. A partir de ese momento es el Sol el que se encarga de generar la energía necesaria.
  • La luz del Sol es inagotable, por lo que fomentando su aprovechamiento hoy en día estaremos facilitando a nuestros hijos un nivel de vida digno y un acceso ilimitado a la energía.
  • Este tipo de energía no genera ningún residuo durante su utilización. De esta forma estamos cuidando de un entorno natural que seguirá dando cobijo a generaciones y generaciones.

Todos estos motivos hacen que pensemos que invertir en energía solar es una opción responsable, sensata y con futuro.